Nueva Web: WWW.UGTESPANADUERO.ES

26/06/2009 | Carlos Segovia | Madrid | EL MUNDO

  • Salgado acepta que una comisión especial vigile el nuevo fondo para bancos y cajas
  • Se niega a suprimir el veto autonómico en una negociación de última hora con el PP

El Parlamento constituirá una comisión especial para controlar el uso del Fondo de Reestructuración Ordenada Bacaria (Frob), el nuevo instrumento de ayuda a las entidades financieras que se fusionen dotado con hasta 99.000 millones.

Esta fue una de las novedades que aceptó introducir anoche la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, tras una negociación contrarreloj en la tarde de ayer con el coordinador económico del PP, Cristóbal Montoro. Éste reclamó que hubiera un control parlamentario permanente del fondo con asistencia regular del subgobemador del Banco de España, que dirigirá el Frob, y del secretario de Estado de Economía.  Salgado aceptó, según fuentes del PP No obstante, este gesto no fue suficiente para garantizar el apoyo del principal partido de la oposición al Real Decreto que aprobará hoy el Consejo de Ministros.

La razón es que Salgado se mantuvo firme en que las comunidades autónomas mantendrán su derecho de veto a las fusiones de cajas. Montoro reclamó su eliminación, porque, en su opinión, el Frob va a terminar financiando operaciones de fusión de cajas pilotadas por gobiernos autonómicos en su territorio para reforzar el poder regional. Esta vía queda claramente abierta en el Real Decreto, puesto que éste introduce la novedad de que el Frob no sólo capitalizará entidades con dificultades, sino también las fusiones de las que no tengan problemas pero que busquen una integración «para fortalecerse y ganar eficiencia».

Integración regional

Ayer mismo, el consejero de la Presidencia y portavoz de la Junta de Castilla y León, José Antonio de Santiago-Juárez (PP), dio la «bienvenida» a la posible integración de Caja Segovia y Caja Ávila si el proceso va a suponer un sistema financiero regional «más potente».

Salgado sostuvo que la urgencia de crear un mecanismo de apoyo al sector no permite reducir las competencias autonómicas en las cajas, recogidas en estatutos de autonomía. No obstante, aceptó la propuesta de Montoro dé dotar de más armas al Banco de España para que pueda hacer frente al poder autonómico.  

El Real Decreto obligará a que cada proyecto que presenten bancos y cajas requiera un informe de la Comisión Nacional de Competencia. También se solicitará una evaluación del coste de la ayuda pública. Se trata de que el Banco de España sólo autorice fusiones que no tengan alternativas más baratas para el erario público. En tal caso, podría resistirse a una fusión lanzada por una comunidad autónoma, pero no forzar otra más racional, salvo que intervenga directamente una entidad que se encuentre en caso extremo de insolvencia. En ese caso, la comunidad autónoma afectada no podrá vetar una fusión auspiciada por el Banco de España.

Otra novedad es que el Gobierno prevé que el Frob no se quede en ningún caso más allá de una fecha límite con acciones de bancos o cuotas participativas de las cajas. Anoche se manejaba un límite de venta irrevocable de cinco años. Salgado entrega el control del Frob exclusivamente al Banco de España, y ayer rechazó que en la comisión gestora entren independientes como pedía Montoro.

El intento de acercamiento de ayer al PP denota la improvisación con que el Gobierno está llevando a cabo la elaboración de un Real Decreto con alto riesgo para la Hacienda pública. La aportación inicial será de 9.000 millones, de los que 6.000 serán dotados por el Estado y otros 3.000 por el Fondo de Garantía de Depósitos, en el que participan bancos, cajas y cooperativas de crédito.  Podrá reforzar su dotación con deuda avalada del Tesoro por valor de 27.000 millones, ampliable hasta 90.000 millones. Para ello se hace uso del margen no utilizado en medidas de apoyo aprobadas el pasado año para bancos y cajas.

Salgado estudiaba anoche con el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, si merecía la pena incluir en el Real Decreto una cantidad tan considerable o se podía reducir.

Otra cambio de última hora es que el Banco de España se verá obligado a «revisar» la actuación de los administradores de determinado banco o caja que no requiera ayuda del Frob, pero sí del Fondo de Garantía de Depósitos. 

Volver