InicioÚltimas noticiasCeiss: el banco que no vale nada

Ceiss: el banco que no vale nada

Leonoticias.com/Lunes, 11 febrero 2013/J.C. / @Javi_Calvo

Cuando el próximo miércoles los consejeros de Caja España Duero, entidad propietaria del Banco Ceiss, se sienten a la mesa lo harán para recibir la peor de las noticias: su banco no vale nada.

En realidad el Banco Caja España de Inversiones Salamanca y Soria vale hoy "menos que nada", según se advierte en el sector financiero. Y "menos que nada" son 288 millones de euros, según la última tasación hecha pública por la comisión rectora del Fondo de Reestructuración Ordenaba Bancaria (FROB).

Pero ¿cómo se ha llegado a esta situación? La propia entidad ha insistido en que las condiciones del mercado han sido capitales a la hora de devaluar la tasación de la entidad.

Su amplia exposición al sector inmobiliario, la pérdida patrimonial por los 'activos tóxicos' (bienes inmobiliarios sobrevalorados en algunos casos por encima del 40%) y los duros ajustes ordenados por la autoridad financiera europea han sido capitales para alcanzar esta situación de valor negativo.

En un comunicado oficial Ceiss aseguró que se ha llegado a esta situación tras la necesidad de "absorber, contra los fondos propios" de Banco Ceiss, "las pérdidas provocadas por los reales decretos de saneamiento así como por la exposición al mercado inmobiliario y la segregación de los activos al Sareb (el denominado banco malo)".

Asimismo, se atribuye esta valoración negativa "a las consecuencias de los costes derivados del proceso de recapitalización aprobado por la Comisión Europea el pasado mes de diciembre".

1.129 millones en ayudas

Ya en 2010 Caja España Duero recibió 525 millones de euros del FROB 1 que ahora se convertirán en acciones. Pero aquella aportación no fue suficiente. La entidad reguladora elevó las condiciones a cumplir por los bancos con el fin de reactivar el sector y ese 'segundo peldaño' a modo de provisiones ha sido insalvable para Caja España Duero. De ahí la segunda ayuda, aprobada por la Unión Europea, que asciende a 604 millones de euros, destinados a recapitalizar la entidad.

La suma de ambas aportaciones deja a Ceiss "con valor cero". Esto es, el banco no tiene garantías propias suficientes para realizar su actividad en el mercado.

La situación, con ser preocupante, supone una salvaguarda para los impositores. Con la aportación de los organismos del mercado financiero Ceiss cubrirá pérdidas, podrá recuperar actividad en su "territorio de origen" y será competitiva tras un duro ajuste en personal con despidos de 1.500 trabajadores y el cierre de 260 oficinas (700 de esos despidos serán en Castilla y León, donde se cerrarán 93 oficinas).

Si fuera una empresa debería cerrar

Si Ceiss fuera una empresa normal en realidad debería simplemente cesar en su actividad, ser liquidada, despedir a todo su personal y cerrar todas sus 'ventanillas'. Pero el banco se salva precisamente por ser 'un banco'.

Caja España-Duero contaba en 2012 con un volumen de depósitos de clientes de 25.790 millones de euros, una cantidad que no se puede poner en riesgo por la propia 'rasiografía' de la entidad. De ahí que se garantice su presente y su futuro y que se habra una continuidad a su actividad en un sector clave para la reactivación económica.

De ahí que Europa y el FROB hayan apostado por dar solvencia al Banco, a costa de asumir el cien por cien de sus participaciones, esto es de su nacionalización. Un siglo después de que Caja de Ahorros naciera en León queda en manos del Estado.

Cada día más de un millón en pérdidas

Y no hay otro camino. Banco Ceiss pierde cada día más de un millón de euros según se asegura en el propio sector y frenar esa sangría sólo es posible con la nacionalización y la subasta.

De ahí que Del Canto será determinante ante el Consejo de este miércoles: el banco es del FROB, del Estado, y el futuro es la subasta o Unicaja, si esa entidad opta por aportar los 604 millones que la entidad necesita.

Sin embargo Unicaja duda. Médel, su presidente, quiere que antes se solvente el paso de las preferentes (Ceiss ya ha anunciado que no pagará dividendos a 14.000 titulares) y los bonos convertibles, algo casi imposible en el plazo de una semana.

El panorama deja a Ceiss en manos del Estado, sometido a una reconversión sin precedentes, y a Caja España Duero reducida a una obra social que, por dependencia del propio banco, se verá obligada a reorientar su actividad.

Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
 
Volver